lunes, 19 de noviembre de 2012

Razones por las que Saw es una mierda

Por Ser Supremo (Geniuss of Whisky)


Yo las comencé a ver porque algunos de mis mariconamigos son fans de la saga, y he visto que algunos de mis lectores hombres las toman como referentes de terror contemporáneo, y dicen que no las ven a menos que estén acompañados de su novio.

Suelo ser bastante prejuiciosa con las películas de Hollywood dirigidas al público joven, además tengo muy buen olfato para identificar películas malas; pero aun así me gusta informarme antes de comenzar a hablar mierda sobre cualquier cosa (así como hice con CrepúsCulo). Por esto hace unos días vi toda la saga de Saw.

El "horror" de Saw

Saw ofrece tres tipos de terror: el terror de sorpresa, el gore y el situacional-psicológico. El terror sorpresa ya todos lo conocemos, y no debería de asustarnos tanto, porque desde Jason y Freddy Krouger es invariable: el asesino siempre está detrás, en un umbral cuántico entre el camarógrafo y la omnipotencia. La única manera de evitar la muerte es siendo protagonista o el mismo asesino. Me explico:

Como se aprecia en la gráfica, de la manera que sea es inminente que en las primeras escenas de angustia la víctima morirá; especialmente si es negro.

En cuanto al terror gore de Saw... Bitch, please! Nada que no hayamos visto ya en los videos donde los narcos de bajo rango aprenden el oficio de carnicero. Aparte, entre más películas de terror se hacen, más se va debilitando la capacidad de asombro; porque las personas saben que son efectos especiales, y en vez de asquearse, se ríen o se meten otro puño de palomitas a la boca -o un pene, en el caso de los fans de Saw-.

El terror circunstancial (no me gusta llamarle psicológico, porque todo terror lo es) se encuentra en mayor abundancia que los demás, y es mi caso es el que más difícilmente me convence, porque para aceptarlo lo someto a un obsesivo minucioso proceso de inspección para saber qué tan lógico es.

Por ejemplo, en Saw el villano es todopoderoso, y eso para mí es irritante y poco convincente. Es omnisapiente porque conoce el pasado (todo el historial de sus víctimas), el presente (porque sabe exactamente dónde están los personajes y qué están haciendo) y el futuro (sabe incluso el momento exacto en que la policía lo encontrará). Y es omnipotente porque el carácter codicioso de las películas asegura su permanencia para la siguiente; y ni un puto escopetazo en la espalda lo va a matar. Estas características sitúan al villano en un estatus muy superior al del resto de los personajes. Pasa de ser un personaje a ser el arquitecto de la película, y desde ese momento para mí la historia se torna desequilibrada e injusta; rompe el esquema y se vuelve una falacia, aún dentro de su naturaleza ficticia.


Los juegos de Saw

El gato de Srhrodinger, la primer víctima faltal de Jigsaw

Esto fue lo que desde el principio me hizo decir: meh. Como que todo en Saw es un mecanicismo perfecto donde lo que a docenas de personas le tomaría seis meses fabricar, armar, investigar, secuestrar y organizar, Jigsaw, un enfermo terminal de cáncer, lo hace en dos días sin ayuda de nadie.

A decir verdad, no hay mucha diferencia entre las trampas de Tomb Raider (donde los objetos comienzan a moverse sin una causa aparente) y las de Saw. Es una mezcla de eso con un evento de Hell in a Cell. Todo está conectado a "un dispositivo" que "explotará" o "incendiará", o "cortará", etc. Ni la más mínima acotación científica; las cosas funcionan por el simple hecho de decir que funcionan. Aunque tampoco estoy pidiendo algo tan detallado:

—Q-qué...¿¡qué mierda!? ¿Dónde estoy? ¿Quién me hizo esto? ¡Ayúdenme! ¡AUXILIOOO!


—Hola, Jackie. Quiero jugar un juego... Durante los últimos años has engañado a la sociedad y a tu familia. Vas por ahí caminando con esos jugosos senos, haciendo que la gente haga todo lo que quieres por el simple hecho de ser bonita, y aun así la tratas como una mierda. Hoy es el día en que descubriremos si eres tan bonita por dentro como lo eres por fuera...


—No, es-espera... qué... ¡por qué haces esto!... ¿¡quién eres!?


—El dispositivo que tienes sujeto a tu mandíbula es una trampa que se abrirá una vez que el cronómetro llegue a cero. Para desactivarlo solamente tienes que cortar tu mano y hacer que la sangre llene parte del recipiente que tienes enfrente...


—El recipiente contiene la palanca que salvará tu vida. Cuando se llene de sangre hasta el punto marcado, la presión ejercida sobre la palanca activará un switch, porque, como ya sabemos, la fuerza de empuje que recibe un cuerpo sumergido en fluido es igual a la suma del peso del fluido desplazado...


—Esto es conocido como la ley de Arquímedes. Ahora bien, cuando el switch se active, liberará un electrolito contenido en placas de zinc que cerrará el circuito y dará libre paso a los electrones. Esto hará que la energía potencial almacenada se conviertirá en energía eléctrica, lo cual nos lleva a la segunda parte del juego... que se puede apreciar en la siguiente gráfica...


—Como verás, la constante de proporcionalidad de Coulomb depende del medio en que las cargas se encuentran, y la fuerza de las cargas es directamente proporcional al producto de la magnitud de las mismas. Lo que tú tienes que hacer es, en base al Sistema Internacional de magnitudes, calc...


¡¡PLOCCCKK!!

No, tampoco quiero eso. Pero, vamos, una mínima atención hacia el espectador exigente para que no me sienta como que me quieren ver la cara de pendeja.


Estupidez de las víctimas y de los policías

Esto es básicamente lo que más me desespera. La estupidez de los personajes.

Carajo, si estás viendo que todas las putas puertas se cierran automáticamente por mecanismos mágicos, y que a la gente que se queda encerrada le pasan cosas malas como... mm., no sé... ¿TENER UNA MUERTE HORRIBLE? Al menos ten el puto cuidado de poner algo para que no se cierre. 

Estás en una fábrica abandonada, ¡no me jodas! Una barra de hierro, una pala, un perico, la cabeza de alguien, lo que sea ponlo allí...

El pelón que ven arriba muere calcinado en un horno. Uno como público esperaría que después de cuatro puertas cerradas de repente, los secuestrados ya hubieran aprendido a obstruir la puta puerta, ¡pero no! ¿Por qué? ¿Qué podría pasar aparte de cerrarse y que la persona muera?


El detective Strahm, uno de los muchos policías brillantes de la película. Cuando al fin descubre el paradero del asesino más peligroso y buscado de Estados Unidos, no se le ocurre pedir apoyo. ¡Pff! ¿Para qué, si puede ir solo? Como él hay otros tres o cuatro policías pendejos que se mueren justo de la misma manera, cuando estaban a punto de atrapar al homicida.



Otra escena surreal, típica de Saw. Un grupo de muchachos aparecen en una plaza pública, maniatados a uno de los tantos dispositivos punzocortantes creados por Jigsaw, y nadie, absolutamente nadie, puede hacer algo por salvarlos. Lo más inteligente que se les ocurre es romper los cristales con un maletín de piel. ¡Hazme el puto favor! ¿Quién intenta romper una vitrina con un maletín? Y como siempre, los idiotas policías son los últimos en llegar, y tampoco se les ocurre improvisar algo como dispararle al cristal o cortar la electricidad. ¡Gran trabajo, muchachos!


Incoherencias

Iba a poner un fotograma por cada incoherencia o falacia que encontrara en la saga, pero básicamente habría tenido que copiar 10 1/2 horas de contenido. Solo me concentraré en lo importante.
  • El sermón moralista con el que comienza sus juegos Jigsaw, recriminando a sus víctimas cosas como vicios, mentiras o infidelidades. ¡Mira nada más!, ¡un asesino mojigato que le dice a los demás cómo debe guiarse por la vida o cómo educar a sus putos hijos!
  • Se supone que al asesino Jigsaw le repugnan los asesinos y los asesinatos. Eso ya amerita un ¡plop! Pero, según la explicación de le película es que la gente que pierde el juego se asesina a sí misma y Jigsaw nada tiene que ver. Aunque en las siguientes películas contradicen totalmente esta lógica al matar a terceros que nada tenían que ver con el juego.
  • Jigsaw no puede pagar un tratamiento contra el cáncer, pero sí puede costear maquinaria, insumos eléctricos, cientos de videocámaras, computadoras e inmuebles abandonados para llevar a cabo sus juegos.
  • En la tercera película, a Jigsaw le hacen una craneotomía con un puto Black & Decker para extraerle un tumor, ¡no me rompas las bolas! Y eso que no tengo.
  • Se supone que los juegos son para rehabilitar a la gente y que ésta al final aprecie su vida. Esta es la lógica de Saw: te dejo lisiado y traumatizado de por vida, pero te salvé, ¡estás rehabilitado!
  • Una adicta al crack, maniacodepresiva, aficionada a automutilarse se convierte en discípulo de Jigsaw, y en un periodo cortísimo de tiempo aprende todo sobre mecánica, electricidad, hidrodinámica, etc. Porque claro, eso es muy común en la vida real, cómo no creerlo.
Anoté muchas más, pero no las pondré todas. La que me pareció la mayor incoherencia de todas es la siguiente. Supón que eres el doctor Gordon (abajo), un médico exitoso que tiene una linda familia y una vida normal.


Al doctor Gordon y a su familia les hicieron pasar horrores físicos y mentales. Un día lo secuestran y despierta encadenado a una tubería dentro del baño de una fábrica abandonada, junto con otra persona y un cadaver. Para que su familia no muera, tiene que dispararle a su compañero de juego y amputarse el pie con una segueta y sin anestecia, o de lo contrario su familia (que también fue secuestrada) morirá. ¿Si tú fueras el Dr. Gordon, qué actitud tomarías contra la persona que te hizo todo eso?


¡Por supuesto! ¡Hacerte su discípulo y cambiar una vida de éxito y reconocimiento social por la de un asesino en serie! ¡TIENE COMPLETO SENTIDO!


Conclusión

De verdad que me rompieron las bolas estas películas e insisto y eso que no tengo. Digo, estoy consiente de que son películas y hay que darles cierta tolerancia, pero ¡puta madre, gente! ¿No les molestan ni tantito esas inconsistencias? A mí me encabronan, pero igual no puedo dejar de ver este tipo de películas famosas y malas, porque tengo una extraña fascinación con criticarlas y gritarle mis quejas a la pantalla

En fin, hubo muchas cosas que dejé a un lado, porque no tiene caso ponerlas si no vieron las películas. 

Quizás me estoy haciendo vieja y todo lo dirigido al público joven me parece malo. Por ejemplo, no me gusta nada la música que se escuchan los chavos hoy día; todo eso de Parchis, Menudo, Alaska, Laureano Brizuela, etc. ¡Pff! Eso no es para mí, así como tampoco son películas como Saw. Lo siento mucho, pero los únicos juegos brutales que respeto son los que hay en La Isla de los Condenados.


Películas chingonas . Solo en Ser Supremo Chingonseta.

viernes, 31 de agosto de 2012

¿Quién carajo debe a ponerse a trabajar y a estudiar?

Por Ser Supremo (Geniuss of Whisky)


¿Alguien como yo también está harto de las protestas por todos lados? ¿Qué le pasa a la gente? ¿Cuál es su problema con los políticos? Ellos están preocupados por la población, y la gente le paga cómo, ¿con pura pinche protesta? ¡Deberían de ponerse a trabajar! ¡El cambio verdadero empieza por uno mismo!

Supongamos que en un universo paralelo me colgaron del techo de un gimnasio y recibí patadas en la cabeza por parte de todo el roster de la UFC al mismo tiempo que se me obligaba a ver todas las comedias de Adam Sandler... o que soy priísta, y realmente pienso lo escrito arriba.

La mayoría de sus ustedes-paralelos pensaría que soy una estúpida y otros pocos me darían la razón.

La explicación a las distintas opiniones es sencilla; se derivan del criterio y de los intereses de cada persona. A unos les conviene protestar para transformar las circunstancias que no les favorecen; a otros les conviene la permanencia inalterada de esas circunstancias, y otros las ignoran totalmente o se creen incapaces de alterarlas.

Hay protestas que merecen ser tomadas en cuenta y otras que no valen el esfuerzo. Para saber cuáles protestas sí valen la torta y el Frutsi se requiere buen ojo; esto es saber quiénes protestan, por qué protestan, para qué protestan y cómo protestan. Si en tu evaluación final pusiste palomitas a esos cuatro requisitos (y suponiendo que no eres un imbécil que cree todo lo que le dicen), he allí un movimiento social que muy probablemente merece tus energías.

Para mí un movimiento que merece mi apoyo o simpatía es, por ejemplo, el de los estudiantes chilenos o el movimiento #YoSoy132.

De hecho, mi ausencia en tocar temas políticos se debe en su mayoría al asco que me produjo ver cierto tipo de actitudes mediocres, agachonas, antipatrióticas, conformistas, amilanadas, ignorantes, etc. Me refiero a las de las personas que, aun estando al tanto de la corrupción descarada, del insulto cínico a la ciudadanía, del abuso, de la impunidad y del inminente riesgo de que lo anteriormente mencionado crezca aún más, no mueven ni un puto dedo, y peor aún, critican a quienes lo hacen.

Ej:



Tristemente hay miles o quizás cientos de miles de personas que piensan así. Uno les pregunta a ellos, "y bueno, ¿tú qué  estás haciendo para mejorar las cosas en tu país?" Y responden algo como:
"Yo tengo un trabajo, grasias a Dios. Me esfuerso todos los dias para ser una mejor persona, ya que el cambio comienza por uno mismo. Trato de ser buen becino y de no pasarme los altos ni de tirar basura. No leo mucho, pero trato de estar informado y de aprendar algo nuevo todos los días. Amo a mi esposa y a mis hijos por encima de todo, y los fines de semana ago deporte. Si todos nos consentraramos en trabajar para sacar adelante al pais, en vez de pasarla en marchas, las cosas serian muy distintas, aora mas que nunca es cuando devemos estar unidos".



¡clap!...



¡clap!...



¡clap!...  

¡clap!...


¡clap!...

¡clap!...

¡clap!...



¡clap, clap, clap, clap, clap, clap, clap, clap, clap, clap, clap, clap!...


¡¡CLAP, CLAP, CLAP, CLAP, CLAP, CLAP, CLAP, CLAP, CLAP!!...



¡¡CLAP, CLAP, CLAP,CLAP, CLAP, CLAP, CLAP, CLAP!! -¡FIFFF, FIFFF! ¡BRAVOO! ¡¡CLAP, CLAP, CLAP, CLAP, CLAP, CLAP, CLAP, CLAP, CLAP!!...




¡N'ombre! En serio, ¡GRACIAS! ¡Qué palabras! ¡Abraham Linconln, Benito Juárez y Nelson Mandela se pondrían de pie! ¡Mis respetos! De verdad que muchas gracias por ser un mexicano ejemplar y por contribuir tanto con ese esfuerzo sobrehumano que haces. ¡Y pensar que trabajar y ser una mejor persona era la respuesta para terminar con la corrupción, con el crimen organizado, con la pobreza, etc! ¡Qué idiotas fuimos!

En serio, deberíamos  todos agradecer a estos mexicanos ejemplares... ellos TRABAJAN O ESTUDIAN, algo que ningún otro mexicano hace. ¡Wow! No me había dado cuenta de lo afortunados que somos por tenerlos. Deberíamos darles un premio, ¡una legión de honor!


¡Y a él también!


Gracias a ellos dos y a los de arriba el país aún no se derrumba. ¡Fiuff! Que Dios nos los guarde aún por mucho, mucho tiempo.

* * *

Cambiando un poco de tema, como he mencionado anteriormente, simpatizo con pocos movimientos. De hecho, considero que, en efecto, SÍ hay mucha gente revoltosa y buena para nada que merece que le digan que se ponga a trabajar, a estudiar o hacer cualquier otra cosa más provechosa que estar en protestas anodinas —y que de paso se bañen porque apestan—.

Un ejemplo de una protesta a la cual no le prestaría mi voz es la de Pussy Riot. ¿Por qué? Simple lógica; su movimiento nace de una violación directa y muy ofensiva a los derechos y creencias de otros, sin que un fin particular justifique los medios. Incluso antes de emitir mi juicio leí bien quiénes eran, qué hacían y por qué lo hacían. Mi conclusión es que quien pertenece a grupos new-age como Vonia, y realizan performances "artísticos" que incluyen actos de vandalismo, orgías para transmitir las "energías" a los animales en peligro de extinción, soltar cucarachas en lugares públicos,meterse pollos en la vagina y salir del supermercado sin pagarlos, etc., no son más que una pandilla de gandules y orates.







Aunque independientemente de los pollos en su vagina (en lugar de pollas) y que sean el peor grupo de punk que he escuchado, el llevar una protesta política al interior de una instalación religiosa me huele a auto-promoción, mezclada con estupidez y una infancia carente de atención, cubiertas de una  —muy poser—  manera de expresarse que parece "decir algo", pero al final no dice ni una chingada.

Incluso he visto que muchos tornaron el movimiento anti-Putin en un movimiento anti-religioso, solo porque no tuvieron la paciencia de leer más allá del encabezado. Irónicamente, muchos pussyriobelievers (acabo de inventar ese término... sí, ya sé, ¡es pésimo!) son personas que están en contra del imperialismo yanki, y sus ideas congenian más con las socialistas o comunistas que con las capitalistas. Putin es comunista y, aunque no es anti-Estados Unidos, es un político inexorablemente nacionalista que no cederá con los intereses de su país (como casi todos los otros países que han entregado el culo a E.U). De hecho, no me extrañaría que la CIA utilizara esta chispa fortuita para debilitar a Putin en la opinión del pueblo ruso. ¿De qué lado están esos punks anti-sistemas pues?


Más sensatez, señoras y señores. Debemos pulir nuestro criterio y concentrarnos en lo importante: matar a Salinas ¡digo!, mejorar nuestros deficientes sistemas de gobierno con criticismo, protestas inteligentes y haciendo llegar la información a quienes no la tienen.

martes, 21 de agosto de 2012

Maneras para ser inmortal

Por Ser Supremo (Geniuss of Whisky)

Ya casi nunca tengo pesadillas porque he desarrollado una habilidad para saber, la mayor parte del tiempo, que estoy soñando. En el 80% de los casos tengo el control de mis sueños, y por muy horrendo que sea el escorpión gigante que me persigue, casi siempre logro escaparme. En el otro 20% los sueños son más realistas, y por ende, indistinguibles. Son aquellos sueños que se sienten físicamente verdaderos, incluso después de que nos despertamos. Hoy tuve una mezcla de ambos.

Soñé que estaba en una especie de instalación subterránea y que sucedían muchas cosas que no viene al caso detallar, porque son lo mismo que siempre cuento (balazos, peleas con cuchillos, persecuciones en lancha, etc, todo con fondo musical setentero). Lo extraordinario del sueño fue que un monje me disparaba un dardo y yo me desvanecía. Al abrir los ojos me encontraba en un quirófano. Estaba con el cuerpo agarrotado, sin poder mover más que los ojos, pero"consciente" de lo que sucedía. Veía a un grupo de científicos a mi alrededor y escuchaba que planeaban abrirme la tapa del cráneo.

Antes de que comenzaran la cirugía los escuchaba organizar las escisiones dibujadas sobre mi cráneo. Me puse nerviosa en el momento que escuche la sierra eléctrica, anticipando un dolor inimaginable; pero cuando comenzaron a cortar mi cráneo no sentía dolor, solo un cosquilleo agudo y muy molesto, como el que se produce cuando te están taladrando una muela anestesiada, mas nada insufrible. Una vez que removían la tapa de mi cráneo, escuchaba a los científicos decir que picarían algunas zonas de mi cerebro con un aparatito para analizar mis respuestas motrices. Ese aparatito puntiagudo generaba pulsiones que hacían que mi cerebro respondiera con órdenes específicas al resto de mi cuerpo, moviendo los músculos y tendones. Y eso fue lo que realmente me sacó de onda.

Pude ver los dedos de mis pies moverse sin que yo lo solicitara, por lo que me desperté de una sacudida y cagada del susto... lo cual me pareció ridículo y deprimente porque, ¿me asusto de que mis dedos se muevan involuntariamente, pero no de que me dispararon, me abrieron el coco con una sierra y me estuvieron picoteando el cerebro? ¿qué mierda pasa con mis valorizaciones instintivas del peligro? No tengo idea de cómo he sobrevivido todo este tiempo.

Total que me desperté y desafortunadamente ya no pude saber qué sucedía. Lo que sí puedo explicarme es por qué soñé eso (además de que estuve jugando Gears): me perturba la idea de dejar de existir para siempre y tener una prematura muerte teórica de la información.

Para quienes les da hueva leer, la muerte teórica de la información es el equivalente a perder todos los archivos dentro del disco duro de tu computadora (fotografías, canciones, documentos, pornografía infantil etc., cosas de las que no existe una copia), sin poder recuperarlos jamás con ninguna tecnología. Lo mismo sucede con nuestra memoria y personalidad. En teoría, mientras nuestra memoria y personalidad estén almacenadas en una estructura cerebral intacta o en su equivalente artificial, nosotros seguimos "vivos" aún estando clínicamente muertos.

—Ey, Ser Supremo, se me ocurrió una buena idea. ¿Qué tal un negocio donde mantengamos congeladas las estructuras cerebrales de la gente muerta hasta que tengamos la tecnología suficiente para revivirlos, y cobramos por ello?

¡Esa es una excelente idea, compa!... ¡si vives en 1970! A eso se le llama criónica, y hace 40 años que viene desarrollándose.

No, no es la cápsula de Dragon Ball donde los sayayines se recuperan de sus heridas, es una cámara de criopreservación real que contiene cuerpos congelados reales.
La única escena gay en Demolition Man es cuando congelan a Jhon Spartan.


Un amigo me comentó que él planea congelarse con Alcor, la empresa que se dedica a la preservación de humanos para su futura reanimación, y me sugirió que yo también lo hiciera (seguramente está en su programa de referidos el muy perro). La verdad es algo que me llama mucho la atención y que siempre he querido, pero no sé si lo haría aun cuando me fuera posible.

Por un lado sería fascinante ver el futuro y comprarme toda esa ropa color metálico (Ser Supremo es una fashionista extrema, siempre viste bien y a la moda), pero por otro lado no me gustaría ser considerada la persona más vieja del mundo y que todas las personas que me rodean hoy estén muertas en ese futuro. Además todos se burlarían de mí por no saber usar las tres conchas de los retretes del futuro.



Nadie quiere morirse, pero eventualmente todos moriremos. Incluso tú, chamaco imberbe que recién está descubriendo la pornografía, también te vas a morir.

Si analizamos la muerte desde un punto de vista netamente racional, depurado de toda fe y atribución antropomórfica, y sumando la hipótesis de que no somos más que información bioquímica, entonces, después de que morimos y esa información desaparece, ¡fum! todo se esfuma, se cierran las persianas y todo se torna negro para siempre. No hay nada más. Entonces viene la deducción más lógica que nadie quiere aceptar: venimos a este mundo solamente a perpetuar la especie.

Ahora bien, eso es una mierda. Desde ese punto de vista la vida es aburrida y aterrorizantemente simple. Por eso tratamos de darle un significado, forjarnos la idea de que venimos a cumplir una misión, ya sea rescatando el medio ambiente, peleando una guerra, aportando a la ciencia o simplemente buscando ser felices con otra persona; porque el haber tenido una vida feliz es algo significativo y suficiente para morir complacidos (¡y jódase quien me diga aprendiz de Paulo Coelho!).

Como yo lo veo, tenemos tres opciones para ser felices: 1) Buscar una función en el mundo que nos haga felices y cumplirla. 2) Considerar la posibilidad de la vida eterna después de la muerte. 3) Alcohol y/o drogas.

¿Cuál creen que yo eligiría?

¡Pff! A juzgar por estos últimos años se podría decir que ya elegí la tercera opción, ¡pero no! Yo elijo la dos. ¿Inesperado? Sí, porque no lo expliqué bien. Pero ahora lo haré:

Si muero en un día no lejano podría contar con la criónica para revivirme en el futuro y buscar una tecnología que me mantenga viva por tiempo indefinido o que pueda transferir la información dentro de mi cerebro a otra entidad (algún androide súper poderoso con propulsores atómicos). O bien, si muero y dejo algún legado que trascienda por los siglos, entonces también habré vivido eternamente. Aunque nunca jamás uno donde le diga al mundo que alguna vez existí, y que amé, y que odié, y que sufrí, y que tuve miedo, etc. ¡Eso sería patético! Además para eso es Twitter...¡zzzzziinnnnnnnnnnnng!

La felicidad se deriva de las expectativas propias. Juega este juego con los recursos que tienes y espera los resultados de acuerdo a tu desempeño; entonces serás tan feliz como un emotícono del messenger, hijo.